La relación Cliente-Agencia en el marco de un mundo moderno.

El matrimonio, los amigos con derecho, los LAT, los swingers, los otakus, el amor a distancia, los asexuales, los híbridos, los abiertos, en la publicidad.

El mundo moderno trae nuevos paradigmas en lo que a relaciones se refiere. El matrimonio ya no es la única alternativa y ni hablar de los matrimonios acordados.

Curioseando un poco sobre este tema encontré más información interesante de la que hubiese imaginado. Una periodista de origen inglés que parece ser una autoridad en el tema, Helen Croydon, se atrevió a escribir un libro al respecto.

Ella sostiene que el fracaso de las relaciones se basa en esperar demasiado del otro, porque nos llenaron la cabeza con un modelo perfecto, de complementariedad absoluta y para toda la vida. Finalmente concluye diciendo que no hay modelos universales.

Cuando pensé en escribir al respecto no pensé que me encontraría tantos tipos de relaciones. Me llamaron la atención algunos términos de los que cito en el título de este escrito:

Amigos con derecho. Este lo conocía y tenía muy claro en qué consistía, lo que nunca imaginé es que ya la RAE tenía un término para quienes deciden aventurarse en una relación de este tipo: AMIGOVI@.

LAT (Living Apart Together). Juntos pero no revueltos, cada quién en su casa.

Otakus. Los que renuncian a los amores reales y se entregan a relaciones virtuales.

Swingers. Intercambio de parejas.

Los híbridos. Uno se conforma con el sexo que comparte en pareja; el otro desea una actividad más intensa y acuerdan que este último se busque otras alternativas por fuera.

Abiertos. Casados que se permiten aventuras con terceros.

Con seguridad no soy el único que ha comparado las relaciones de pareja con las relaciones cliente-agencia. Pero no me deja de impresionar lo mucho que se me parecen y lo interesante de esta semejanza.

Mi intención con este escrito, no es profundizar en los detalles de las relaciones per se entre los clientes y las agencias. Ni tratar de dar consejos para que éstas sean mejores. De este tema sólo tengo que decir que es fundamental que exista una atracción entre ambos, si no, simplemente no existe.

Mi punto. En esta oportunidad. Es invitar, a clientes y agencias, a reflexionar sobre sus relaciones actuales.

En las relaciones de pareja la modernidad empieza a ponerle nombre y reconocer relaciones que antes eran inaceptables. El ritmo de la nueva dinámica comienza a exigir que esto empiece a suceder.

El matrimonio no es para todo el mundo. Ni siempre se está preparado.

Los más tradicionales siguen creyendo que el matrimonio es la única institución válida para hacer vida en pareja. En la publicidad pasa más o menos igual. Una relación “full service”, basada en un esquema de “fee”, es el status que toda agencia sueña y al que sobre todo los grandes clientes están acostumbrados.

¿Es malo esto? ¿Es malo el matrimonio? No. No lo creo.

Un gran argumento para defender lo que digo es el matrimonio gay. ¿Por qué el universo gay, una comunidad moderna, contemporánea y contestataria, pelea a toda costa por su derecho al matrimonio? Porque el matrimonio, sin duda, representa estabilidad.

Ahora, esto no significa que todo el mundo para hacer vida en pareja deba estar casado. Pueden existir otras alternativas que no sean tan estables, ni tan institucionales, pero que sean funcionales. Y es acá donde quiero ser insistente.

En la relación cliente-agencia, la agencia sin duda es la mujer. Y tal como en la vida real le toca impulsar y liderar el cambio. Le toca escribir las reglas de nuevo. Le toca perder el miedo y enfrentar el qué dirán.

El mundo cambió y la dinámica es otra. Empresas grandes, medianas y pequeñas necesitan explorar las alternativas y entender qué es lo que mejor les funciona para el momento que viven.

Pensando en esto me vienen algunas situaciones a la cabeza:

Clientes o agencias que no quieren sentirse atados para siempre y están dispuestos a tener una aventura o quizás varias pero sin mayores compromisos. Eso sí, ninguno de los dos puede pretender exigirle fidelidad al otro. Ambos son libres. Quizás algo así como unos AMIGOS CON DERECHO.

Otras veces puede suceder que un cliente quiera una aventura puntual, en un momento o contexto particular. Esa agencia tiene el no sé qué, que necesito para resolver una necesidad puntual. Algunos podrían llamarlo ONE SHOT.

Las RELACIONES ABIERTAS también son viables en el mundo del mercadeo y la publicidad. Los clientes a veces necesitan más de una agencia en su vida. Aquí creo que se han dado grandes pasos. Agencias que manejan diferentes productos o proyectos de un mismo cliente. Esto es cada vez más común y más visto. Las agencias que suelen ser esposas ven con recelo esta realidad, aunque algunas más cómodas lo disfrutan.
Lo que pasa poco pero vamos a empezar a ver con más normalidad son
Agencias en relaciones abiertas, capaces de atender varios clientes de una misma categoría sin que eso signifique un problema. Y creo que es válido siempre que no haya matrimonio.

OTAKUS. Este tipo de relaciones parecen cada vez menos ridículas y extrañas, a menos personas. En mercadeo y la publicidad es cada vez más viable y más común. A agencias y clientes se les abre un mundo infinito de opciones para atender sus proyectos. Las herramientas tecnológicas hacen más eficientes las relaciones y los usuarios empiezan a poder manifestar sus emociones más fácilmente a través de estas herramientas.

ASEXUALES. En este mundo nuestro suelen darse relaciones asexuales con frecuencia. Agencias/Clientes que se proponen proyectos, los avanzan, los estructuran, cotizan pero nunca los llevan a cabo.

Lo que todavía no veo muy viable, son las relaciones SWINGERS entre clientes y agencias. Ni siquiera puedo imaginarlo. Pero todo es posible, quién quita que esto pueda sorprendernos.

Estas situaciones que enumero son algunos casos que forman parte de mi experiencia. Puede haber muchos más, pero eso no es lo importante. Lo importante es que clientes y agencias logren verse retratados en esta realidad y trabajen de la mano en entender y dejar muy claro qué tipo de relación quieren tener.

Luis F Rojas.

Recent Posts

Leave a Comment

Solve : *
22 ⁄ 11 =